OutPersonals visitors

consejos de el casamiento compartidos por los Profetas que toda pareja precisa

consejos de el casamiento compartidos por los Profetas que toda pareja precisa

Edificar un casamiento atinado es un motivo que, afortunadamente de nosotros, los Profetas abordan con gran repeticion. A continuacion, mencionare consejos matrimoniales sobre oro que se han compartido a lo generoso de los anos de vida, que podemos (y debemos) ponerlos en praxis hoy por hoy similar.

“Dominen su caracter”

Este consejo proviene del mensaje de el dirigente Gordon B. Hinckley de la sesion de el sacerdocio sobre la conferencia de octubre 2007. Es fantastico. Aca, comparto un extracto de una suplica desplazandolo hacia el pelo una talento

En la actualidad bien, mis queridos hermanos, de finalizar, les suplico que dominen su caracter; que sonrian, lo que borrara el enojo; hablen con palabras sobre apego y no ha transpirado tranquilidad, simpatia asi­ como respeto. En caso de que lo hacen, tendran la vida sin remordimiento; preservaran su casamiento desplazandolo hacia el pelo las relaciones familiares; seran mucho mas felices; lograran elaborar un gran bien; tendran un sentimiento sobre tranquilidad que sera magnifico.

“No existen coqueteos inofensivos”

Este consejo es de el mensaje sobre James E. Faust compartido en octubre sobre 1977, se titula The Enriching of Marriage (El Enriquecimiento del casamiento).

La nobleza hacia el companero eterno nunca debe acontecer simplemente fisica sino igualmente mental asi­ como espiritual. Puesto que luego de el matrimonio nunca existen coqueteos inofensivos ni sitio de las celos, es sabio evitar toda figura sobre maldad, aludiendo al completo roce cuestionable con alguno fuera de el matrimonio.

“Ustedes deben decirselo”

Este es otro recomendacion dirigido a los esposos en todas partes, aunque lo mismo se aplica para las esposas. Proviene de el extraordinario mensaje de el Elder Richard G. Scott de abril 2011, titulado “Las bendiciones eternas del matrimonio.” Aca, esta lo que dice

?Le dicen usualmente a su esposa cuanto la desean? Eso le dara genial felicidad. Cuando digo esto, determinados varones me han refran “Oh, ella lo sabe”. Ustedes tienen que decirselo. Una chica mejora asi­ como es grandemente bendecida por esa confirmacion. Expresen agradecimiento por lo que su esposa hace por ustedes. Expresen ese apego desplazandolo hacia el pelo agradecimiento frecuentemente. Eso hara que la vida sea mas completa, mas placentera asi­ como con de mi?s grande interes. No dejen sobre presentar esas expresiones naturales sobre amor; que tienen demasiado conveniente rendimiento En Caso De Que la abrazan fuerte mientras se lo dicen.

“No hagan eso”

Este consejo tambien es de el Elder Scott, lo compartio en la charla fogonera de el aparato Educativo del clero en 20, se titula “Para Tener Paz y satisfaccion.” Seri­a muy similar a “Las Bendiciones Eternas de el casamiento,” sin embargo este parrafo sobre la charla fogonera es magnifico. Y no ha transpirado, por supuesto, se aplica tanto citas outpersonals a hombres como mujeres (a pesar sobre que pareceria que lo cual les puede costar mas a los miembros masculinos que a las chicas).

Como conyuges trabajen juntos y no ha transpirado edifiquen las fortalezas de alguno y otro. Escuchense desplazandolo hacia el pelo ayudense el alguno al otro. He visto a varones que han rechazado el sugerencia sobre su esposa que se habia esforzado durante abundante tiempo para dar con el momento justamente Con El Fin De nombrar una cosa que el consorte tenia que cambiar, nunca hagan eso.

“Actuar como personas un poquito mas maduras”

En el anualidad 2000, el Elder Holland dio una devocional en la Universidad de Brigham Young llamada “?Como te amo?” En la parte, aconseja a las parejas a darse el beneficio sobre la dubitacion cuando exista muchas oportunidad de ofenderse

Las rabietas no son satisfactorio ni siquiera en el caso sobre los ninos, asi­ como son odiosas en las adultos, en particular En Caso De Que se prostitucion sobre adultos que supuestamente se aman. Nos enfadamos con demasiada sencillez. Somos demasiado propensos a pensar que nuestro companero nos quiso efectuar un agravio, igual que quien dice, un mal. Asi­ como por estar a la defensiva o reponer con celos, con demasiada frecuencia nos regocijamos cuando vemos que el se equivoca o nos damos cuenta que el novio goza de la culpa. Seamos mas disciplinados en lo que concierne a este asunto, actuando igual que gente un escaso mas maduras. En caso de que seri­a indispensable, muerdanse la idioma. “Mejor seri­a el que tarda en airarse que el duro; asi­ como el que se ensenorea sobre su espiritu, que el que toma una localidad” (Proverbios 16 32).